Casa Turquesa

Ver otros asociados »
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -
  • Casa Turquesa -

Quintessential Fact Sheet

Mejores momentos de una estada en la Casa Turquesa

Experiencia inolvidable

La vista desde las ventanas y balcones de la posada: las islas que jalonan la Bahía de Paraty, las montañas, la Mata Atlántica, la cúpula de la Iglesia de Santa Rita (la más antigua de la ciudad), los tejados de los caserones antiguos. Localizada en uno de los puntos más silenciosos del centro de Paraty, la posada fue restaurada y decorada por el arquitecto Renato Tavolaro, especialista en el Brasil colonial, para recrear con fidelidad la fachada de la morada original, del siglo 18. Son solo nueve suites, que garantizan una atmósfera intimista y personalizada.

Momento gourmet

El desayuno casero – tan cuidado que ha dado origen a un libro de recetas con dibujos del ilustrador Filipe Jardim. Muffins, tapioca, huevos de campo – y una torrija que haría a cualquiera abandonar la dieta– son servidos a cualquier hora, para que usted pueda dormir sin prisa por despertar. Todas las tardes hay pasteles recién salidos del horno y, de vuelta de cada paseo, té, zumos y bizcochos. Ya de noche, lo ideal es un cóctel para dos en el quiosco del jardín: pruebe el dry turquesa (la bebida azul es una caipiriña preparada con cachaza artesanal de Paraty Maria Izabel y algunas gotas del licor Curaçao Blue.)

Un detalle notable

Para prolongar la experiencia de Casa Turquesa después de volver al hogar, basta con pasar por la boutique de la posada. Allí están a la venta los versátiles y coloridos kikoys, traídos de Kenia por la estilista Kika Lerner –la posada fue el primer local del país en recibir este comentado pareo. Los uniformes del staff, hechos con kikoys y firmados por la estilista, también están a la venta, así como albornoces Trussardi, nécessaires y bolsos personalizados y otros primores.

Paseo imperdible

Un paseo de barca o velero privado explorando la Bahía de Paraty con picnic a bordo. “En Paraty, navegar es una obligación”, decreta la propietaria de la posada, Tetê Etrusco, que recibe a los huéspedes en Casa Turquesa y siempre tiene sugestiones de tours exclusivos.

Viva esta experiencia

Viva esta experiencia

Casa Turquesa

Su nombre

Su email

Su teléfono

Su mensaje

 

Cómo llegar

Paraty está a 250 kilómetros del aeropuerto internacional de Guarulhos y a 280 del aeropuerto doméstico de Congonhas, en San Pablo. Desde el aeropuerto Santos Dumont de Río de Janeiro son 250 kilómetros y 240 desde el aeropuerto internacional Tom Jobim (Galeão) de la misma ciudad. La posada puede organizar traslados.

Clima

En verano, el termómetro puede pasar de los 35°C, pero son comunes chaparrones refrescantes en la mitad de la tarde. En invierno, las lluvias dan una tregua y la temperatura puede alcanzar los 12°C algunas noches, contribuyendo a una atmósfera romántica. De abril a junio y de septiembre a noviembre, el clima es ameno.